Quantcast
El tiempo en: Chiclana
Jueves 06/10/2022  

Sevilla

Detenidos dos funcionarios por permitir a empresas agrícolas extraer agua del Guadalquivir

La Guardia Civil investiga también a seis empresarios del sector cítrico de la comarca de La Vega

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Investigación de la Guardia Civil.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Sevilla han detenido a dos guardas fluviales de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) acusados de permitir la extracción de aguas en el Guadalquivir, "circunstancia agravada por el periodo de sequía", e investigan a seis empresarios, la mayoría del sector del cítrico, que desarrollan sus actividades en la comarca de La Vega.

Dichas investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo constancia de la falta de control en las captaciones de agua en la citada zona, tanto superficiales como subterráneas, por lo que centraron todas las pesquisas en la presunta inacción de los guardas fluviales, encargados de la vigilancia de un tramo concreti de río, según informa en un comunicado.

Los agentes del Seprona, "apoyados con medios técnicos de última generación y tras un riguroso análisis documental", puso el foco de la investigación en dos profesionales pertenecientes al Servicio de Guardería Fluvial de la CHG. Los guardas, en el ejercicio de sus funciones, "estarían falseando las actas de inspecciones ordenadas por el organismo de Cuenca, avisando además con anterioridad a la empresa que iba a ser inspeccionada, facilitando de este modo la retirada de cualquier elemento prohibido que se estuviera utilizando en la extracción no autorizada de agua".

Dichas inspecciones se centraban en importantes empresas agrícolas dedicadas principalmente al sector del cítrico. Para ello, como 'modus operandi', supuestamente alteraban los contadores volumétricos que controlan la cantidad de metros cúbicos de agua extraídos del río para el riego de los cultivos.

Ante la imposibilidad de llevar un control exacto del agua extraída del río, algunas empresas incrementaban "hasta en cinco veces" sus áreas de riegos autorizadas por dicho organismo, convirtiendo así suelos de secano en regadío, "sin la obtención de ninguna autorización por parte de las administraciones competentes".

"A cambio de todas las actividades ilícitas, los guardas fluviales obtenían cuantiosas compensaciones económicas, además de dadivas consistentes en cantidades ingentes de productos recogidos en la cosecha y de los cultivos regados, aprovechando incluso sus vehículos oficiales para realizar la carga de los mismos", destaca el comunicado. "Los guardas ahora detenidos, en alguna ocasión, disfrutaban sus vacaciones en residencias de los empresarios investigados". Tanto a los arrestados como a los empresarios investigados se les imputan diversos delitos de cohecho y falsedad documental.

En la actualidad, los agentes del Seprona realizan inspecciones de control, junto a agentes medioambientales y técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, "al objeto de precintar las captaciones irregulares detectadas durante la investigación. La operación continúa abierta".

TE RECOMENDAMOS