Quantcast
El tiempo en: Chiclana
Miércoles 18/05/2022  

Sevilla

El acusado de incendiar su piso alega que se sintió "acorralado" y acepta 6 años de cárcel

Añade que se sintió "amenazado" de agresión y "acorralado" por unos vecinos ante los cuales sólo pretendía defenderse

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Imagen de archivo de un incendio en una vivienda de Sevilla.

La Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla ha celebrado este jueves el juicio previsto contra un varón acusado de incendiar su propia vivienda y colocar "una bombona de butano cerca de la puerta para que si los vecinos intentaban acceder, prendiera fuego la bombona y estallara el edificio", hechos que ha reconocido alegando que fue su "reacción" al sentirse "amenazado" de agresión y "acorralado" por unos vecinos ante los cuales sólo pretendía defenderse. Así, y por acuerdo de conformidad entre las partes, ha aceptado una condena a seis años y medio de cárcel.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, los hechos ocurrieron sobre las 19 horas del pasado 28 de enero de 2021, hace ahora un año, en un bloque de viviendas de la calle Gavilán de Sevilla capital, en el barrio desfavorecido de Los Pajaritos.

El acusado, José Antonio T.G., con antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia, tuvo según la Fiscalía "una disputa" con una mujer en las inmediaciones de su domicilio, rompiendo una cachimba propiedad de esta persona.

La mujer, según el Ministerio Público, fue a su propio domicilio para contar lo sucedido a su padre, tras lo cual acudió a la vivienda del encartado acompañada de su progenitor, su hermana y una amiga de esta última.

INCENDIO EN LA VIVIENDA

"En un principio el acusado no les abrió la puerta y comenzó a prender fuego a un sofá y a basura que tenía en su casa. Seguidamente, abrió la puerta y lanzó papeles ardiendo y varios botellines de cristal a las cuatro personas que se encontraban en el rellano", relata el escrito de acusación del Ministerio Público, agregando que ante la acumulación de humo, el inculpado "abandonó la misma, no sin antes poner una bombona de butano cerca de la puerta para que si los vecinos intentaban acceder, prendiera fuego la bombona y estallara el edificio".

Fruto de los hechos, el salón de la vivienda "quedó calcinado y el fuego no se propagó a las (demás) viviendas del bloque gracias a la intervención de los vecinos", sufriendo varias quemaduras el propio encausado, que a la fecha de los hechos "presentaba una discapacidad intelectual en grado leve-moderado que menoscabó sus facultades", y lesiones las dos hermanas ya citadas, según la Fiscalía.

Dado el caso, la Fiscalía achaca a José Antonio T.G. un presunto delito de incendio y dos delitos leves de lesiones, con la atenuante de alteración psíquica, reclamando inicialmente para el encartado, en prisión provisional desde el pasado 30 de enero de 2021, once años de cárcel y dos multas que sumaban 480 euros.

"ME VI ACORRALADO"

En ese contexto, durante el juicio, el acusado ha admitido los hechos pero alegando que los mismos responden a su "reacción" al sentirse "amenazado" por los vecinos que habían acudido en su búsqueda. "Me asusté. Me vi amenazado y acorralado y sólo quería defenderme", ha enfatizado, asegurando que no era su intención incendiar la vivienda y admitiendo que con su actuación puso en riesgo a los vecinos del edificio. "Lamento lo que pasó. No quería hacerlo", ha insistido.

Ha testificado además la mujer con la que tuvo la disputa inicial, exponiendo que junto a su padre, su hermana y la amiga de esta última, tras acudir a la vivienda del encartado, salieron todos "corriendo" al comprobar que el piso del mismo estaba "todo incendiado" y que había "una bombona de butano" junto a la puerta.

LA BOMBONA COMO "FACTOR DE RIESGO"

Finalmente, dos agentes de la Policía Nacional han ratificado su informe pericial sobre el incendio, confirmando que el "foco inicial" del mismo fue localizado en el sofá del salón de la vivienda y que la bombona hallada junto a la puerta suponía "un factor de riesgo" más a la "virulencia" de las llamas.

Así las cosas, la Fiscalía ha constatado que el acusado "ha reconocido los hechos", incorporando la atenuante adicional de reparación del daño al haber ingresado el mismo los 719,2 euros que se le reclamaban en materia de responsabilidad civil. Así, y de conformidad con la defensa del inculpado, ha reducido su petición de pena a seis años y medio de cárcel y dos multas que suman 360 euros, extremo aceptado por José Antonio T.G.

TE RECOMENDAMOS