Quantcast
El tiempo en: Chiclana
02/10/2022  

Patio de monipodio

Gustan las burbujas

Lo malo es que revientan; hablamos de burbujas, no de pompas de jabón que también son burbujas pero no tienen nada que ver con estas. Estas son peligrosas...

Publicado: 15/06/2022 ·
19:53
· Actualizado: 15/06/2022 · 19:53
  • Vivienda.
Autor

Rafael Sanmartín

Rafael Sanmartín es periodista y escritor. Estudios de periodismo, filosofía, historia y márketing. Trabajos en prensa, radio y TV

Patio de monipodio

Con su amplia experiencia como periodista, escritor y conferenciante, el autor expone sus puntos de vista de la actualidad

VISITAR BLOG

Lo malo es que revientan; hablamos de burbujas, no de pompas de jabón que también son burbujas pero no tienen nada que ver con estas. Estas son peligrosas, porque salpican a todos y la última nos costó más de cien mil millones de euros, aumentar el poder coercitivo y dictatorial de los bancos y no haber podido salir todavía de ella, a pesar de la nueva proliferación de oficinas inmobiliarias con su eficaz contribución a su inflado por su afición a la subida de precios y de alquileres. ¿No aprendemos? ¡De sobra! Han aprendido muchos y muchas a especular. A subir precios a lo que llaman “tasar” porque a mayor precio mayores emolumentos, que, para ellos y ellas más vale menor venta -menos trabajo- con altos beneficios.

El precio de una vivienda ha subido en los últimos cuarenta años entre diez y quince veces más que los sueldos. El de los alquileres, por el estilo: hace cuarenta años un alquiler podía costar entre el 15 y el 20% del salario mensual. Así sí que, quien no pagaba, o no trabajaba o era un moroso redomado. Ahora cuesta pagar hasta quedándose sin comer. Pero eso a los especuladores propietarios les importa un bledo. A Moreno Bonilla tampoco. Él vive en una vivienda nueva, grande, en pleno centro y gratis aunque si la tuviera que pagar tampoco sería una mella dolorosa en sus ingresos.

A él le preocupan más los especuladores chicos y grandes, las grandes promotoras, los fondos-buitre. Les caen mejor, simpatiza con ellos mejor que con los sufridos contribuyentes forzados a dejarse el sueldo en la vivienda y tener que recurrir a alguna organización benéfica para poder comer. Por eso el señor que quiere gobernar sólo se niega a aplicar la ley de la vivienda, no vaya a mermar aunque sea levemente los cuantiosos ingresos de sus amigos. A Moreno no le preocupa la explosión de otra burbuja, a él no le va a afectar, ni le afectará la proliferación de viviendas vacías con la consecuente aparición de nuevos barrios de chabolas. Él, aunque pierda San Telmo tendrá medios para mantener algo más que una vivienda digna.

TE RECOMENDAMOS