Quantcast
El tiempo en: Chiclana
Lunes 16/05/2022  

Cádiz

“Yo si fuera concejal no me atrevería a poner un carnaval en febrero"

Hablamos con algunos autores sobre la polémica generada en torno a las fechas elegidas por el Ayuntamiento de Cádiz para el Carnaval y el COAC 2022

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • Vera Luque cree que igual “habría que sacrificar el concurso o la calle”
  • Otros autores entienden la situación actual como “excepcional”

La semana pasada se abrió una caja que parece que va a traer más cola que la de Pandora. El tema se oye en cada esquina, en las barras de los bares y en la parada del autobús. Estamos, como señala José Antonio Vera Luque, en “un período de ‘guerra civil carnavalesca' en la ciudad, con una confrontación grandísima”. Y es que no pocos aficionados, incluso autores y componentes han mostrados su rechazo a la decisión del Ayuntamiento de retrasar el Carnaval hasta junio.

En este sentido, el propio Vera Luque explica que “viendo la reacción de mucha gente que van al concurso, de los que van a la calle y de la ciudad en general, no estaría de más echar el freno de mano y darle una vueltecita al asunto por el bien de la fiesta y de todo el mundo”.  No obstante, el autor  entiende que la decidida por el Consistorio era “la única manera posible” para garantizar “un carnaval al cien por cien con concurso y calle”. Cree que “hay que sacrificar algo”. “En el caso de que quisiéramos un concurso al cien por cien —siempre y cuando la pandemia en mayo lo permita—, pues igual tendríamos que sacrificar la fecha. Si queremos mantener febrero por la tradición, pues quizá habría que sacrificar el concurso, que creo que es más difícil de organizar que la propia calle”.  Sea como sea lo que está claro es que “o te tapas la cabeza o te tapas los pies, pero la sábana no da para más; o una cosa u otra”.

En cuanto al término utilizado por el alcalde de que la fecha será “inmovible” considera que “ha usado una palabra un poquito fea”, porque “parece que esto es lo que hay y punto”. Pero Vera asegura que detecta en el ambiente “cómo si aún no hubiera terminado la película y que aún existe la posibilidad de hacer algo”.

“Lo que queremos es que sea lo más parecido a lo que había antes. Y ya vendrá el 2023 y 2024 que seguramente podrá hacerse todo por su camino y sin restricciones. Ahora que estamos en septiembre, que es la fecha de crear coplas para nosotros, igual es el momento de crear una solución y unificar”, concluye.

 

Mirando por el bien común

Está claro que todo el mundo prefiere febrero, porque esa es la fecha en la que el carnaval cobra sentido. Incluso el Ayuntamiento así lo ha manifestado. Pero “si el Consistorio hubiera dicho en febrero, casi los mismos que critican que sea mayo hubieran buscado algo para criticar la decisión”, expone Sergio Guillén ‘Tomate’. “Todos aplaudimos cuando el Patronato se disolvió y cogió las riendas el Ayuntamiento porque veníamos cansados de muchos años sin poder cambiar las cosas. Pero ahora, tomara la decisión que tomaran desde el equipo de gobierno, le iban a llover palos por un lado o por otro”, añade.

Guillén reconoce que como autor, y en particular a su grupo, les viene bien en febrero. “Pero no dejo de reconocer que si nos van a garantizar que en mayo se va a hacer con más fiabilidad, pues mira. Será un año diferente y al siguiente volveremos a nuestra fecha. Es verdad que en junio nos queda muy cerca de septiembre cuando empecemos a ensayar para el próximo año. Pero bueno, llevamos un año y medio atípico, sin concurso, sin carnaval y en la vida misma; considero que podemos darle un voto de confianza al Ayuntamiento, que me consta que tienen ganas de hacer las cosas bien y de tirar para adelante con nuestra fiesta”.

No ve correctas “las formas” de algunos autores que se han manifestado en estos días en los medios, y cree también que “el concurso y el carnaval deben ir de la mano”. Respecto a la decisión que han tomado las ilegales, destaca que estas “van todas a una, no como en el concurso que es algo que se echa de menos, que vayamos a una y no miremos por el bien individual y de las carteras de cada cual”. Explica que “ojalá” puedan salir en febrero, “pero lo hayan decidido así no quiere decir que la decisión que ha tomado el Ayuntamiento sea incorrecta, porque a lo mejor llegado el momento no se puede hacer finalmente”.

‘Tomate’ piensa que hay mucho en juego. “Se invierte mucho dinero en preparar una agrupación y no se puede jugar con el dinero y el trabajo de la gente. Si esto ha servido para ser precavidos y para que el concurso se haga con fiabilidad, creo que la decisión ha podido ser acertada. ¿Que prefiero en febrero? Sí, pero mirando por el bien común de la fiesta creo que mayo está bien”, afirma el autor.

Los argumentos

Para David Fernández “el carnaval es en febrero”, pero entiende la decisión dadas las circunstancias y habiendo sido testigo de los argumentos ofrecidos por la concejala de Fiestas, Lola Cazalilla. “La única evidencia que tenemos es lo que ocurrió el año pasado. Ahora mismo podemos verlo con cierta ventaja porque la pandemia parece que está un poco más baja, pero no ha desaparecido. Y tenemos que tener en cuenta que llega el invierno, no sabemos si es un virus estacional”.  Fernández ha vivido todas las olas en primera línea ya que trabaja como personal sanitario en el hospital. Por ello hablar de que en febrero no va a haber coronavirus o que sería seguro hacer carnaval en febrero le parece impreciso. “Yo si fuera concejal no me atrevería a poner un carnaval en febrero. Por ello entiendo el argumentario de la concejala”, nos cuenta.

Para este autor la decisión está en los grupos, “quienes debemos decidir uno por uno libremente si nos conviene, si podemos, si lo vemos un poco farragoso por el hecho de descansar solo dos meses en verano antes de volver a retomar el próximo carnaval en septiembre”. “No sabremos si el Ayuntamiento ha acertado o no hasta que no lo veamos a posteriori si el balance es positivo o si es negativo”.

En esta misma línea, y también desde su posición de sanitario, se manifestaba Ramón Peñalver. Él apostaba por febrero en un primer momento pero “quien decide es el Ayuntamiento, y ellos decidieron cambiar el carnaval este año, y solo este año, por razones pandémicas”. Como sanitario presiente que “ya no van a haber nuevas Olas Covid tan infames como las cuatro primeras, pero ni yo ni nadie tenemos la certeza absoluta”.

En referencia a algunas comparaciones que se han llegado a hacer desde algunos frentes, Peñalver  apunta con un dardo certero: “los que hemos vivido al menos parte de la Dictadura, sabemos bien lo que eran las Fiestas Típicas. Y creo que la pandemia que hubo entonces no se parecía mucho a esta; no había vacunas contra las balas”.

TE RECOMENDAMOS