Quantcast
El tiempo en: Chiclana
Miércoles 10/08/2022
 

El cementerio de los ingleses

Te querré cada día

Muchos desearíamos que hubieran sido otros, pero se ha dado lo que decían las encuestas y lo que ha decidido la mayoría

Publicado: 20/06/2022 ·
12:23
· Actualizado: 20/06/2022 · 12:23
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Autor

John Sullivan

John Sullivan es escritor, nacido en San Fernando. Debuta en 2021 con su primer libro, ‘Nombres de Mujer’

El cementerio de los ingleses

El autor mira a la realidad de frente para comprenderla y proponer un debate moderado

VISITAR BLOG

Acabó la fiesta de la democracia con los resultados que más o menos podíamos esperar. Muchos desearíamos que hubieran sido otros, pero se ha dado lo que decían las encuestas y lo que ha decidido la mayoría. Miel sobre hojuelas y nada nuevo bajo el sol. El resumen y resultado de la jornada nos deja a un Bonilla que podrá gobernar en solitario; un PSOE que sigue pagando las consecuencias electorales de los ERE y de tener un candidato de perfil medio-bajo; una ultraderecha que crece en dos escaños pero que no será decisiva; una alianza de izquierdas que empezó cojeando por el jaleo de los plazos para conformar la coalición; y una formación “andalucista de izquierdas” que no quiso sumarse a la coalición y que, con los mismos votos que la extrema derecha, tiene un tercio de sus escaños. Te has lucido, Tere.

Hasta aquí lo que han dado de sí los comicios. Ahora, habrá que ver por dónde respira la gestión del PP: ya no tiene socios a quien echar la culpa de nada porque Bonilla, como dijo querer, gobierna “con las manos libres”. Lo bueno de esto es que ya no habrá chivos expiatorios para cada incumplimiento o cada mala gestión que pueda darse. La única pregunta es ¿cómo sabremos qué incumple el gobierno andaluz si, durante la campaña, se ha hablado de todo menos de los distintos programas?

Sin embargo, me ha llamado la atención lo que ha dicho Olona (VOX) tras la jornada electoral. En un tuit, la del padrón fake dice: “Te voy a querer cada día. Tú sacas la mejor versión de mí misma. Lo mejor empieza ahora. Gracias, Andalucía”. No comentaré mucho esa primera frase, dado que si tan andaluza decía sentirse pese a no vivir donde dice, venir de fuera y parodiar nuestro acento, Macarena la de “Graná” ya debería querer nuestra tierra. Sin embargo, me llama la atención eso de “la mejor versión de mí misma”. Ha estado insulsa en los debates, donde le ha pintado la cara hasta el pobre Juan Marín (crónica de una muerte anunciada la del hasta ahora vicepresidente). Ha elegido un perfil bajo en lo mediático, desapareciendo unos días tras el primer debate: la estrategia no es lo suyo. Para colmo, ni siquiera había renunciado a su escaño en el Congreso hasta saberse diputada (vaya amor de conveniencia por Andalucía, ¿no?). Si esa es su mejor versión, no querría verla cuando tenga un mal día; aunque malos días ha tenido siempre que ha tenido que debatir en el Congreso. Ya no digo con Yolanda Díaz o hasta con Félix Bolaños. Simplemente debatir. Con cualquiera.

Obviamente, no cuestiono el derecho de VOX a presentarse a las elecciones. Pero, al menos, ya que desconfían tanto de sus miembros andaluces como para traerse una candidata “importada”, me habría gustado que esta al menos diera la talla que esta tierra merece en lugar de demostrar que viene por aquí de turismo. O, al menos, que se hubiera currado más el puesto: luego vendrán a hablar de meritocracia.

No se puede vender una alternativa al PP para luego imitar con Olona lo de Maroto por Segovia. No se puede presumir de “gente de orden” si tienes que hacer trampas para cumplir requisitos. Pero lo que más gracia me hace es lo de hablar de inmigrantes, okupas y paguitas para venir de fuera (en clave autonómica, Olona es inmigrante), hacer okupación administrativa (no usurpa la vivienda pero se empadrona en ella) y buscar esa asignación como diputada en nuestro parlamento sin renunciar (por si acaso) a su escaño en Madrid. Lo dicho, inmigrante y okupa buscando una paguita que ya ha conseguido. A lo mejor por eso “te querré cada día”.

TE RECOMENDAMOS